Opinión

El tango de Gardel hablaba de la nada; Ciudad Guayana que cumplió 58 el pasado 2 de este julio conlleva veinte dentro del agonizante pero aún sostenido proceso revolucionario bolivariano.
El acto bestial de la patada contra unas flores me obliga a pensar en la desensibilización acumulada de los guardias venezolanos. Siempre dispuestos a cualquier acción de extrema crueldad.
Antonio Guterres habló de “negociaciones serias”. ¿Lo dijo en serio?, ¿con la dictadura chavista?, ¿con Maduro y los generales?
Mi pregunta es, ¿se entrena a los funcionarios para arrancar confesiones a costa de golpes y tratos crueles? ¿Se les entrena para enfrentar de manera violenta manifestaciones aun siendo pacíficas?
Un país que ha visto arruinar sus empresas públicas, que vive las consecuencias del saqueo más brutal y que ha sido sometido a la devastación de su economía no puede creer en la eficacia de un régimen tan incapaz.
Template by JoomlaShine