La cúpula del socialismo del siglo XXI no improvisó con relación a este compromiso con el ñangarismo internacional.

Hasta las piedras del camino saben que los camaradas del mundo mundial son amparados, protegidos, defendidos, resguardados, favorecidos, asilados y refugiados en territorio venezolano con todos sus derechos humanos primorosamente garantizados, y cualquier otro privilegio que sea menester, para darle el tratamiento VIP que merecen guerrilleros, subversivos, insurgentes, rebeldes, sublevados. terroristas y revolucionarios de izquierda de todo pelaje y calaña. En esta patria bolivariana se les da todo -caprichos incluidos- para su bienestar, placer y satisfacción. Gratis como corresponde y con cargo al erario público.

La cúpula del socialismo del siglo XXI no improvisó con relación a este compromiso con el ñangarismo internacional. Por eso contactó, en primerísimo lugar, con sus pares ideológicos allí donde estuvieran, para poner a disposición los dominios, posesiones, bienes, hacienda y capitales que vienen aparejadas con la toma del poder. Fue así como la insurrección mundial -muy temprano- se adueñó de este ex país, donde plantaron la bandera del comunismo internacional, tal como quiere hacerlo Pedro Carreño en Bogotá.

Iván Márquez y Alfonzo Cano -con la anuencia de Luis Edgar Devia y Pedro Antonio Marín- fueron los promotores de la Coordinadora Continental Bolivariana, organización con la que los subversivos buscan conquistar y apoderarse de este paraje petrolero. Las puertas de Venezuela se abrieron de par en par para recibir a estos próceres de las FARC, quienes inauguraron su primera oficina en Caracas. Convertida en sitio de encuentro de la izquierda latinoamericana apoyada por la élite dominante, quien se mostró encantada de financiar cuanto aquelarre comunista se le ocurriera a la narcoguerrilla colombiana. Desde 2003 son una organización con presupuesto y estructura, esta es: un ejecutivo, capítulos regionales, legión extranjera, partidos comunistas del continente y federaciones universitarias.

El capítulo Venezuela abarcó organizaciones e instituciones gubernamentales, como: frente de lucha socialista Francisco de Miranda, juventudes de la quinta república, frente cívico-militar, movimiento Ana Karina Rote, partido comunista, federación de familiares de detenidos y desaparecidos, fondo de garantías sociales, Fundarte, Conac y RCN.

La presidencia de la Coordinadora Continental Bolivariana es colectiva, integrada por Pedro Casaldáliga de la teología de la liberación, español, pero asentado en Brasil, Lilia Vera cantante folklórica venezolana y ficha del oficialismo, Jaime Petrás, sociólogo norteamericano y columnista de Aporrea, Paúl de Río guerrillero autor del secuestro de Alfredo Di Stefano en 1963, Jerónimo Carrera presidente del PCV y Narciso Isa Conde, comunista de República Dominicana. De este grupo no viven Del Río y Carreras. El primero se suicidó en 2015 y Carrera murió en 2013. No tengo el dato de su sustitución

La CCB nació para “combatir el neoliberalismo y forjar la interacción de los principios ideológicos del marxismo-bolivarianismo”. Estos terroristas perpetran un vínculo entre Marx (1818-1883) y Bolívar (1783-1830) para manipular sensibilidades De suyo, Marx escribió contra Bolívar en 1857. En su opúsculo afirmó: “La fuerza creadora de los mitos, característica de la fantasía popular, en todas las épocas, ha probado su eficacia inventando grandes hombres. El ejemplo más notable de este tipo es, sin duda, Simón Bolívar”. Marx fue tan lapidario que el trabajo fue rechazado por Charles Dana, el editor que le solicitó la colaboración sobre Bolívar.

Con la plataforma de la CCB toda la subversión mundial convirtió a Venezuela en un aliviadero, en su refugio necesario, pues pocos países abren sus puertas a estos peligrosos personajes, buscados por interpoles u otras policías y porque los mismos son caviar para el espionaje internacional. Pero la solidaridad comunista no tiene fronteras, por lo cual aquí conviven y convergen viejos fugitivos etarras con elenos colombianos, terroristas de hetzbolá con sus pares de otros países musulmanes, et al. Y por si aquello fuera poco llegó una FARC nueva, liderada por un viejo Iván Márquez, quien sigue invocando a Marquetalia, para justificar sus renovadas ansias de matar “en el derecho universal de los pueblos a levantarse en armas contra la opresión”.

Agridulces

He perdido la cuenta de las veces que el epulón denuncia que está armada una conspiración para matarlo. Esta vez son 10 países que se unieron en torno a ese objetivo y tiene las pruebas que entregará en la ONU. La única vida importante es la suya. Lo que le pasa a 30 millones de venezolanos sencillamente le resbala. Como tampoco le importa el récord de muertes violentas, que no tiene precedentes y los niños que fallecen por hambre.