El Gobierno de EE UU indica que las instituciones lideradas por los dos altos cargos “han estado implicadas en violaciones y abusos de los derechos humanos y en la represión de la sociedad civil y la oposición democrática”.

El Gobierno de Estados Unidos ha anunciado este viernes la prohibición de entrada al país a dos altos cargos de las fuerzas de seguridad de Venezuela por su participación en “graves violaciones de los derechos humanos”.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, detalló que los afectados por la medida son Rafael Enrique Bastardo, comandante de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), e Iván Rafael Hernández, comandante de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim).

“Las organizaciones de seguridad lideradas por Bastardo y Hernández han estado implicadas en violaciones y abusos de los derechos humanos y en la represión de la sociedad civil y la oposición democrática”, indica el comunicado.

Así, ha subrayado que “estos actos fueron documentados de forma extensiva en el informe publicado el 5 de julio de 2019 por la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Michelle Bachelet), así como otros informes creíbles de otras organizaciones humanitarias”.

“El informe de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos recogió al menos 7.523 asesinatos extrajudiciales documentados por una organización no gubernamental venezolana”, recalca.

Pompeo recordó además que el Gobierno estadounidense ya anunció sanciones económicas contra Bastardo y Hernández en febrero de 2019, al tiempo que ha anunciado que con esta nueva medida quedan también sancionadas las esposas e hijos de ambos.

“Estados Unidos apoya firmemente la transición pacífica y democrática en Venezuela liderada por el presidente interino, Juan Guaidó, y la Asamblea Nacional. Seguiremos llevando a cabo iniciativas diplomáticas y económicas para apoyar esta transición”, insistió.

La decisión fue anunciada apenas dos días después de que el vicepresidente y ministro de Industrias de Venezuela, Tareck el Aissami, fuera incluido en la lista de los fugitivos más buscados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) del país norteamericano.

El Aissami está acusado de facilitar el narcotráfico desde Venezuela mientras era vicepresidente en 2017 y 2018, manipulando puertos y bases aéreas, además de presuntamente colaborar con el capo de la droga venezolano Walid Makled García.

Asimismo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo durante la jornada del jueves que está considerando la aplicación de un bloqueo o aislamiento contra Venezuela.