“Va a ser el Gobierno de Noruega el que comunique oficialmente”, ha dicho el presidente encargado, y recalcó que ha habido avances “en todos los terrenos”, incluida la iniciativa de Oslo.

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, ha aclarado este martes que “no ha habido una nueva reunión” con el gobierno de Nicolás Maduro, si bien ha subrayado que corresponde a Noruega anunciar el inicio de la próxima ronda de conversaciones, en respuesta a las informaciones de la prensa local, según las cuales los contactos se retomarán esta semana en Barbados.

“Va a ser el Gobierno de Noruega el que comunique oficialmente”, ha dicho Guaidó, interrogado por los periodistas en la Asamblea Nacional, aclarando que “no ha habido una nueva reunión”.

No obstante, ha confiado en seguir avanzando “en todos los terrenos”, incluida la iniciativa de Oslo. “Y esta semana no va a ser diferente”, ha apostillado.

Guaidó ha insistido en redes sociales en que los contactos en Oslo y Barbados son solo un mecanismo más de los muchos que se están probando para “lograr una solución definitiva a la crisis” en Venezuela.

Representantes de Guaidó y Maduro iniciaron en mayo una serie de contactos en la capital noruega con miras a reanudar un diálogo que se ha resistido hasta tres veces desde que murió Hugo Chávez, en 2013, para pactar una solución pacífica a la crisis política.

Las últimas reuniones se han celebrado en la isla caribeña de Barbados. El 19 de julio, las partes acordaron continuar las negociaciones, emplazándose así a una nueva cita, aunque no concretaron fecha.

Las partes han acordado establecer una mesa permanente para negociar sobre una agenda de seis puntos que incluiría un adelanto electoral a cambio de retirar las sanciones internacionales contra funcionarios chavistas.

Tanto el Gobierno como la oposición han confirmado avances pero han rehusado dar detalles. Noruega, que ejerce de mediador, ha pedido a ambos máxima discreción para favorecer el éxito de las conversaciones.

Crisis política

La crisis política en Venezuela se agravó el pasado 10 de enero, cuando Maduro decidió iniciar un segundo mandato de seis años que no reconocen ni la oposición ni buena parte de la comunidad internacional porque consideran que las elecciones presidenciales del 20 de mayo de 2018 fueron un fraude.

En respuesta, Guaidó se juramentó mandatario interino el 23 de enero con el objetivo de cesar la “usurpación”, crear un gobierno de transición y celebrar “elecciones libres”. Ha sido reconocido por Estados Unidos, numerosos países latinoamericanos, así como varios europeos, entre ellos España.

Entretanto, más de cuatro millones de venezolanos han abandonado el país en los últimos años a causa de la crisis humanitaria que sufre Venezuela. Naciones Unidas ha advertido de que, si la tendencia continúa, a final de 2019 podrían sumar más de cinco millones.