Cuatro de los menores fallecieron esperando trasplante de médulas. La quinta muerte se confirmó en la noche de este lunes.

Cinco niños han fallecido durante el mes de mayo en el Hospital J.M. de los Ríos, debido a complicaciones por las carencias en los tratamientos y retrasos en la espera de un trasplante de médula ósea.

Yoider Carrera, de dos años, fue el último caso. Se confirmó en la noche de este lunes.

Erick Altuve, de 11 años, falleció la tarde del domingo 25 después de permanecer en terapia intensiva del centro hospitalario. Sus familiares tenían días solicitando ayuda para conseguir el tratamiento que necesitaba.

Erick era uno de los 30 pacientes del J.M. de los Ríos que requieren con urgencia un trasplante de médula ósea y es el segundo niño que muere por esta causa en menos de 24 horas. El pasado sábado había fallecido Yeiderberth Requena, de 8 años de edad, quien había permanecido cuatro días en terapia intensiva.

El 6 de mayo murió Giovanni Figuera, de apenas 6 años de edad, 17 días después -la tarde del 23 de mayo- falleció Robert Redondo de 7 años y desde entonces -en prácticamente 72 horas- también murieron Yeiderberth y Erick, quienes formaban parte de la lista de espera.

Hace dos años, en mayo de 2017, se detectó un brote infeccioso en el servicio de nefrología del Hospital J.M. de los Ríos, lo que se sumó a las graves carencias en el suministro de antibióticos y produjo la muerte de 19 pacientes que fallecieron entre 2017 y 2018. (Tomado de Tal Cual)

Template by JoomlaShine