El exdirector de la Dgcim, Hugo Carvajal, informó que Carlos Quintero le habría dicho en el 2017 que solo “basta una llamada de Cilia o de Diosdado para alterar los resultados a nuestra conveniencia”.

El mayor general retirado y exdirector de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), Hugo Carvajal, solicitó este martes a la comunidad internacional y a la Asamblea Nacional venezolana dar inicio a una investigación en contra del teniente coronel del Ejército Carlos Enrique Quintero Cuevas, por presuntamente haber participado en el fraude electoral perpetrado el 20 de mayo de 2018.

El también diputado de la AN por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), explicó que Quintero labora desde el 2004 en el Consejo Nacional Electoral (CNE): primero como director del registro electoral, luego como director de informática y en la actualidad se desempeña como integrante de la Junta Nacional Electoral. En esta última estaría junto a la presidenta del órgano rector Tibisay Lucena y a la rectora Socorro Hernández.

De acuerdo con Carvajal el ingreso del hoy teniente coronel en la Junta Nacional Electoral le daría la oportunidad de formar parte de la “dirección, supervisión y control de todos los actos relativos al desarrollo de los procesos electorales y de referendos previsto en la Constitución”.

Esto le otorgó una especie de poder al ser una de las primeras personas -incluso antes que los rectores del CNE- en conocer los resultados preliminares de cada elección. “Yo era la segunda y el presidente Chávez la tercera”, afirmó Carvajal.

De acuerdo a lo señalado por el militar, “para entonces el sistema electoral era técnicamente inviolable. Asegura que tenía tres sistemas de seguridad que no permitían manipulaciones de ningún tipo, no obstante, esta versión cambiaría radicalmente en 2017”.

El mayor general retirado explicó que no fue sino hasta el 2010 cuando Tibisay Lucena le solicitó a Quintero solucionar su condición militar, o de lo contrario no podría escalar posiciones dentro del CNE. Esta orden fue acatada por Carlos Quintero, quien solicitó la baja que le fue aprobada en diciembre del mismo año.

Más turbiedades

Pero las irregularidades alrededor de Quintana no concluyen aquí. “En 2013, luego de una sospechosa gestión solicitada desde la presidencia, su expediente de baja desapareció y continuó con su carrera militar como si nada hubiera pasado. Hoy es teniente coronel del Ejército y se encuentra subordinado a órdenes superiores emanadas desde la Fuerza Armada Nacional. A pesar de su condición de militar, pertenece a la Junta Nacional Electoral”, dijo.

El hombre que por mucho tiempo fue la mano derecha de Hugo Chávez, aseguró que “para las elecciones parlamentarios de 2015 la cúpula del gobierno decidió no intervenir de forma ilegal en los resultados. Eso los condujo a una aplastante derrota que los llevaría a evitar a toda costa un referéndum revocatorio en 2016 que, sin lugar a dudas, hubiese marcado el final del gobierno de Nicolás Maduro”.

Todo esto conllevó a los resultados arrojados por el proceso electoral del 20 de mayo de 2018, comicios que para muchos países que integran la comunidad internacional fueron ilegítimos y fraudulentos, por darse bajo una condiciones poco confiables.

Reiteró que lo ocurrido en esas elecciones presidenciales fue el mega fraude electoral y eso se comprobó con la salida de la empresa Smartmatic de Venezuela, luego de prestar por 15 años de servicios al CNE.

Para el Pollo Carvajal, esta decisión de solicitar una investigación contra Carlos Quintero surge de “manera responsable y con conocimiento de causa”, pues el mismo le habría dicho en 2017, que solo “basta un llamada de Cilia o de Diosdado para alterar los resultados a nuestra conveniencia”.

Recordemos que desde la reelección de Nicolás Maduro en medio de ese proceso electoral poco confiable, muchos son los países de la comunidad internacional que ha decidido no reconocerlo como mandatario, incluso han pedido la repetición de este proceso bajo medidas de estricta confiabilidad. (Tomado de Tal Cual)