La escuela Ciudad Piar está prácticamente cubierta por la maleza, sin baños, sin agua potable, sin electricidad, desvalijada y sin comida.

Los 699 alumnos de preescolar, primaria y educación media inscritos en la escuela Ciudad Piar, en San Félix, no se han reincorporado a las aulas, pese a que el inicio formal de año escolar fue el 16 de septiembre. Los docentes están, las cocineras de la institución también, pero los representantes prefieren no llevarlos por las pésimas condiciones de la institución y un Programa de Alimentación Escolar (PAE), que de alimentación no tiene nada.

“El 16 de septiembre comenzaron las clases y los recibieron las culebras, la maleza, no hay luz, no hay baños. La calidad de estudio es terrible a pesar de que están todas las maestras, pese a la situación. Para las autoridades no es un secreto las condiciones de la institución, porque esto es centro de votación (...) Inclusive, se ha ido hasta Miraflores a plantear la situación del plantel”, denunció Lizbeth Figuera, del Comité de Protección del Niño y Adolescente del consejo comunal del sector El Gallo y miembro de Encuentro Ciudadano.

75 kilos de leche y 15 de azúcar fue lo que recibieron el lunes. Solo un vaso de leche podrán darle a los alumnos a partir del lunes 23 de septiembre, si es que asisten.

“Leche y azúcar fue lo que nos llegó, y unos huesos, pero con qué preparamos eso si no nos traen nada más. Lo último que preparábamos el año pasado era espaguetis, que les dábamos un poquito y su vaso de leche”, explicó Hortensia Antoima, cocinera de la escuela.

El área de la cocina es un peligro. Una de las columnas puede ceder en cualquier momento, al igual que el techo. Allí no solo están las cocineras, también los niños que usan la única toma de agua disponible en la institución.

 

Las condiciones de infraestructura representan un peligro para el personal y estudiantes de la escuela Ciudad Piar | Foto Jhoalys Siverio
 


“Hay niños con desnutrición. El niño cuando viene no pregunta si van a dar clases o si llegó el maestro, pregunta si hay comida y qué van a dar de comer. No es justo que solo se le dé un arroz. Hay que darle la carne, el arroz, las caraotas, su jugo, la leche, las frutas”, dijo Liliana Navarro, también cocinera.

Manifestó que hay muchos estudiantes con desnutrición. Su alternativa es la comida del PAE, y tampoco tiene garantía.

“Esa gotita de amor aquí nunca llegó, ni el rocío de amor. Es triste ver que comenzó el año escolar y no han venido los estudiantes. Yo tengo dos niños aquí y no los voy a mandar (...) Nos robaron las licuadoras que teníamos en la cocina, nos ofrecieron ayudarnos con eso y no cumplieron”, denunció Navarro.

Milagros España es docente de la escuela Ciudad Piar desde hace 16 años, más de una década y media en que ha visto a la unidad educativa en pésimas condiciones.

“No sé de qué manera pretende el gobierno que trabajemos. Estamos todos los docentes dispuestos a recibir a los niños, pero así no podemos”, afirmó España.

 
Ni baños hay en la escuela Ciudad Piar
 


Joselyn López tiene a sus tres hijos inscritos en la escuela Ciudad Piar, y tampoco los envió a clases.

“La maleza está que cubre a los niños, y de la comida no les dan la proteína. Está totalmente horrible. Cuando llueve, esto está que se cae. A la fecha que estamos, los niños no han venido, los representantes no quieren que sus hijos vengan a la escuela. Por favor, necesitamos ayuda”, manifestó López.

Representantes de Gobernación y Alcaldía han ido, pero solo con promesas o paños de agua tibia. Hace unos seis o siete años llegaron con unos asiáticos, precisamente en época de campaña electoral, les prometieron reconstruir la escuela, hasta fueron los sindicatos de la construcción, pero eso no se cumplió. Hicieron otra, sí, pero en la propia Ciudad Piar, municipio Angostura.

“Acá lo que hicieron fue arreglar una cloaca”, crítico Navarro.

Template by JoomlaShine