Miembros de la Intersectorial de Trabajadores de Guayana exigen la libertad del dirigente sindical de Ferrominera, preso desde hace más de ocho meses en la cárcel La Pica.

Miembros de la Intersectorial de Trabajadores de Guayana (ITG) apuestan por la liberación del secretario general del Sindicato de Trabajadores de Ferrominera (Sintraferrominera), Rubén González, cuyo juicio continuará este martes. El sindicalista se mantiene preso desde hace más de ocho meses en la cárcel La Pica, en Monagas, tras ser imputado por delitos militares.

“Rubén González es un preso político por parte del régimen usurpador que pretende a golpes y porrazos mantener a los trabajadores de Guayana y al movimiento sindical callado ante tanto atropello, ante el cierre de todas las empresas, cero producción de casi todas las empresas de Guayana. Hay un desastre provocado por un gobierno usurpador que no tiene capacidad técnica para enfrentar el problema de Guayana y Venezuela”, manifestó Noel Hernández, coordinador adjunto de la ITG.

Reiteró que hasta ahora no se ha demostrado la culpabilidad de González, acusado de -entre otros- agresión al centinela. “El mismo centinela fue expulsado de la Fuerza Armada porque se comprobó que era un delincuente. También lo imputaron por agresión a la Fuerza Armada, que tampoco la hubo, ellos fueron los que se metieron en la casa de Rubén sin ninguna orden judicial”, recordó Hernández.

Estilito García, miembro de la ITG, afirmó que el mantener encarcelado a Rubén González, “siendo inocente, es una prueba de que el régimen no quiere rectificar para reconocer los derechos laborales de los trabajadores”.

Advirtió también que el régimen continuará con una política represiva y de amedrentamiento, para que los trabajadores no denuncien y desistan de la lucha sindical.

Para el próximo 20 de agosto, realizarán una marcha en repudio a la muerte de todas las convenciones colectivas y las tablas salariales, al cumplirse un año desde que Nicolás Maduro impuso la aplicación del tabulador de la administración pública, desconociendo las tablas contempladas en los contratos colectivos, y desmejorándolos en más de un 70%.

Rubén González fue detenido el 30 de noviembre cuando regresaba de una marcha en Caracas, precisamente para exigirle a Nicolás Maduro el respeto a las convenciones colectivas. Fue presentado ante un tribunal militar, el cual dictó privativa de libertad y reclusión en la cárcel La Pica, en Monagas.

González fue uno de los 15 trabajadores y dirigentes sindicales apresados en 2018, en el contexto de las protestas en reclamo del respeto a las tablas salariales y convenciones colectivas.

Su arresto fue hecho bajo un expediente de agosto de 2018, en el que se le acusa de agredir a funcionarios militares. El hecho se relaciona con un intento de aprehensión en su contra, cuando realizaba una asamblea de trabajadores en el portón de Ferrominera en Ciudad Piar. González huyó, mientras que los militares irrumpieron en su vivienda, rompiendo uno de los paredones.

Miembros del sindicato denunciaron que se trataba de un intento por anular a Sintraferrominera y dar paso a un sindicato paralelo, con quien presuntamente se discutía un nuevo contrato colectivo a espalda de los empleados.