El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas urge al gobierno de Maduro a facilitar la puesta en marcha de la misión de investigación y a “garantizar acceso inmediato y total” a sus integrantes para que puedan entrar y moverse por territorio venezolano.

El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas acordó este viernes enviar una misión independiente a Venezuela para que investigue las supuestas ejecuciones extrajudiciales y torturas, así como otras violaciones de los derechos humanos cometidas en el marco de la crisis que vive el país.

La resolución fue aprobada con 19 votos a favor, de los países latinoamericanos y europeos, incluida España, que forman parte del Consejo de Derechos Humanos y Australia, 21 abstenciones y siete votos en contra, los de Cuba, China, Camerún, Egipto, Eritrea, Filipinas y Arabia Saudí.

El órgano de la ONU “condena enérgicamente todas las violaciones y abusos de las normas internacionales de derechos humanos y urge a las autoridades a liberar inmediatamente a todos los presos políticos y otras personas privadas arbitrariamente de su libertad”, reza la resolución.

Además, urge al gobierno de Maduro a facilitar la puesta en marcha de la misión de investigación y a “garantizar acceso inmediato y total” a sus integrantes para que puedan entrar y moverse por territorio venezolano.

El Consejo de Derechos Humanos ya aprobó el jueves una resolución en la que urgía al gobierno de facto de Nicolás Maduro a adoptar las recomendaciones formuladas por la Alta Comisionada de la ONU para esta materia, Michelle Bachelet, para superar la crisis política y humanitaria que sufre Venezuela.

Seis países, entre ellos Perú, Brasil o Argentina, votaron en contra, algunos de ellos porque consideraban que el texto era demasiado indulgente con el régimen de Maduro y avanzaron que este viernes presentarían otra resolución pidiendo una “comisión internacional de investigación”.

El informe Bachelet

La jefa de derechos humanos de la ONU realizó en junio una visita a Venezuela tras la cual publicó un informe en el que acusa al gobierno de reducir el espacio democrático e incumplir su obligación de garantizar la comida y la atención médica, recomendando medidas para revertir esta “compleja” situación “de inmediato”.

En una reciente comparecencia ante el Consejo de Derechos Humanos, Bachelet indicó que la situación humanitaria “sigue afectando a millones de personas en Venezuela con claros impactos desestabilizadores en la región” y denunció casos de ejecuciones extrajudiciales y torturas y falta de acceso a la comida y la atención médica.