Las lluvias del sábado inundaron diversos sectores en la localidad. “Primera vez en 35 años que una lluvia tan fuerte inunda tantos lugares”, destacó el presidente de la Cámara de Comercio del municipio Sifontes, Erick Leiva.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El tramo de carretera que cedió el sábado en la troncal 10, entre las localidades de El Callao y Tumeremo, fue reparado parcialmente el domingo, lo que permitió restablecer el tránsito de vehículos en ambos sentidos en la deteriorada y angosta vía al sur de Bolívar.

El tramo –en el sector Los Naranjos, a dos kilómetros de la entrada a Tumeremo- registró una falla de borde en medio de fuertes precipitaciones que cayeron en la entidad. Un reporte policial de la noche del domingo indica que el tramo reparado no fue asfaltado y agrega que el personal de la Alcaldía de Sifontes colocó mechuzos y avisos en la vía que a diario transitan cientos de mineros y venezolanos que migran por la frontera con Brasil.

“Fue un pañito de agua tibia porque esa carretera está destruida y en cualquier momento hay otro derrumbe”, advirtió un conductor de la terminal de Puerto Ordaz, que pidió mantener su nombre en reservas por temor.

Hasta la tarde del domingo, el paso solo podía realizarse a pie. Choferes con servicios de transporte esperaban a ambos lados de la carretera para trasladar a los peatones.

En la localidad de Tumeremo, municipio Sifontes, diversos sectores residenciales estuvieron 30 horas sin servicio eléctrico, desde las 5:00 de la mañana del sábado hasta las 11:00 de la mañana del domingo aproximadamente.

“Hay sectores inundados, sobre todo en las zonas bajas de Tumeremo, pero incluso en las zonas altas hubo afectaciones”, informó el presidente de la Cámara de Comercio del municipio Sifontes, Erick Leiva, quien detalló que las inundaciones son comunes en las orillas del río Yuruari. No obstante, destacó que es la primera vez en 35 años que una lluvia tan fuerte inunda tantos lugares de la localidad.

La lluvia inició a la 1:30 de la madrugada del sábado y se extendió hasta las 10:00 de la mañana aproximadamente. Lugareños cuentan que la subida de las aguas hizo que llegaran a la zona urbana babas o caimanes de anteojos, como también se les conoce.

Template by JoomlaShine