La acumulación de basura en calles y zonas residenciales afecta cada vez más a los ciudadanos, debido a la propagación de moscas y zamuros, y con ello enfermedades.

El problema de la basura, por la falta de un servicio regular de aseo urbano, sigue siendo un problema sanitario en Ciudad Guayana. No solo son avenidas principales, también se ven afectadas zonas residenciales, e inclusos adyacencias de colegios.

Ángel Rivas, responsable de la parroquia Simón Bolívar por el partido Voluntad Popular en el municipio Caroní, denunció que hace una semana estuvo una cuadrilla de la Alcaldía de Caroní al sector Los Alacranes en San Félix. Pero en lugar de recoger la basura, lo que hizo fue amontonarla justo al frente de la Escuela Alejandro Otero.

“Hoy estamos viviendo con los zamuros”, repudió Rivas, quien también manifestó su preocupación por la proliferación de enfermedades que esto acarrea.

Varias urbanizaciones de Ciudad Guayana sufren el mismo problema. No pasa el camión de aseo urbano y los vecinos se deshacen de la basura tirándolas en terrenos que se han convertido en pequeños vertederos a cielo abierto, o pagan a un camión privado para que semanalmente la recoja.

Vecinos recogen Bs. 5.000 mensual por apartamento para pagar a un camión privado que recoja la basura dos veces a la semana en seis edificios. En total son Bs. 480.000 que deben reunir mensualmente para contar con el servicio de aseo.

“Acá no podemos abrir la ventana o la puerta un momento porque entran un poco de moscas al apartamento, me la paso matando moscas a cada rato. Y en el contenedor no solo hay moscas y cucarachas, a veces hay como cinco o seis zamuros allí”, señaló una vecina de la urbanización Camino Real en Puerto Ordaz.

“Nos quejábamos porque Sabenpe y Servosur nos cobraban el servicio, lo queríamos gratis, nos quejamos del hedor que dejaban los recolectores del aseo. Ahora nadie hace el trabajo, ni es privado ni es público, siendo responsabilidad de la municipalidad la recolección del aseo urbano y el manejo de desechos sólidos”, manifestó otro ciudadano, quien a su vez cuestionó la práctica de deshacerse de los desechos tirándolos en urbanismo a vecinos.